Dolor de glúteo

Dolor de glúteo

El dolor de glúteo es literalmente un dolor que se siente en su parte posterior. Comúnmente se manifiesta en personas que tienen trabajos sedentarios, lo que provoca que los tejidos blandos que rodean los huesos de las nalgas se compriman demasiado. Esta compresión puede dar lugar a un traumatismo directo en la nalga y resulta una inflación y dolor.

Pero además muchas afecciones y enfermedades pueden causar dolor de glúteo. Este dolor puede ir acompañado de otros síntomas que dependerán de la enfermedad.

El dolor de glúteo comúnmente es causado por el nervio ciático, que ademas de sentir dolor en el glúteo puede extenderse el dolor por la pierna. Pero existen diferentes enfermedades que puede originar dolor en las nalgas.

Causas temporales de dolor de glúteo

Las causas de dolor en el glúteo van desde molestias temporales, como:

  • Contusiones. Se puede deber a un golpe directo. Un golpe fuerte en la zona, además de dolor de glúteo, puede producir hematomas (moretones) y un bulto duro debajo de la piel del glúteo e hinchazón. Las contusiones que causan dolor de glúteo por lo regular se tratan sólo con descanso y la administración de antiinflamatorios.
  • Síndrome de piriforme. Es una condición muscular que se da en el nervio ciático. Este se comprime o sufre un traumatismo por una opresión o un uso excesivo del musculo piriforme que se encuentra en el glúteo. Lo que causa un dolor en las nalgas que se extiende a lo largo del nervio ciático. Los pacientes se quejan de un dolor profundo en los glúteos, que se agrava al sentarse, subir escaleras, o al hacer sentadillas.

Enfermedades que causan dolor en el glúteo

Enfermedades más graves y de consecuencias a largo plazo son:

  • Cáncer.
  • Artritis de las articulaciones sacroilíacas. Es una causa frecuente de dolor de glúteo. Sin embargo, este dolor frecuentemente empieza bajo la espalda y se irradia a la nalga y a la región dorsal de la extremidad inferior, pero sin alcanzar la rodilla. Generalmente con la actividad física empeora, así como también al ponerse de pie, movimientos bruscos o pisar en superficies irregulares.
  • Hernia de disco. Se le conoce como el nervio pellizcado. Y ocurre cuando los discos que amortiguan a las vértebras pierden su relleno, el cual es una sustancia gelatinosa que actúa como colchón. Esto hace que los discos dejen de actuar como amortiguador. Al perderse la sustancia se irritan los nervios y se produce el dolor de ciática.
  • Ciática. El dolor de la ciática resulta de la irritación del nervio ciático y típicamente se irradia desde la nalga a la parte posterior del muslo. Aunque la ciática puede ser el resultado de una hernia de disco pulsando directamente sobre el nervio, cualquier causa de irritación o inflamación de este nervio puede desencadenar los síntomas dolorosos de la ciática. Su diagnóstico se lleva a través de la exploración física, pruebas de nervios y, en caso de ser necesarias, radiografías o una resonancia magnética. El tratamiento para esta condición suele incluir medicamentos, terapia física y, en algunos casos, la cirugía.
  • Estenosis espinal lumbar. Este tipo de estenosis es el más común. En este caso las raíces de los nervios espinales en la espalda baja se comprimen o se ahogan. Esto puede producir síntomas de ciática como el hormigueo, debilidad o entumecimiento que se irradia desde la espalda baja a los glúteos y piernas, especialmente con la realización de actividad. Este tipo de estenosis rara vez va más allá de producir dolor que incapacita, que es grave o persistente. También puede producir debilidad en las piernas. En la mayoría de los casos de estenosis lumbar, el dolor se alivia con el descanso.
  • Estenosis espinal cervical. Esta es una enfermedad más peligrosa porque se comprime la médula espinal. Esto conduce a síntomas graves tal como la debilidad corporal o incluso parálisis. Se manifiesta generalmente por cambios relacionados por la edad y es muy común en personas mayores de 50 años de edad. Los síntomas pueden incluir rigidez y dolor de las extremidades, problemas de coordinación y equilibrio y la perdida de control de esfínteres (incontinencia).

Todos los síntomas de dolor de glúteo deben ser evaluados en términos de intensidad, duración, localización y factores agravantes. Por ejemplo, si se tiene o no dolor al caminar, cuando está sentado o cuando esta acostado o en reposo.

También es importante tener en cuenta la presencia o ausencia de problemas médicos adjuntos con el fin de determinar la precisión la causa y poder formular el tratamiento óptimo.

Síntomas

Otros de los síntomas que pueden ir acompañados del dolor en el glúteo son:

  • Moretones.
  • Movimientos limitados de la espalda o la cadera.
  • Cojera.
  • Dolor de espalda.
  • Debilidad muscular o entumecimiento.
  • Dolor o rigidez de la cadera.
  • Sensación de rotura o estallido de cadera.
  • Hinchazón de las nalgas.
  • Cambios en la temperatura.

Se debe tomar en cuenta que el dolor de los glúteos puede desarrollarse debido a diferentes lesiones, así como a ciertas enfermedades y trastornos. Por eso es muy importante buscar atención médica de un especialista en cuanto se presente este síntoma.

¿Qué hacer?

Si presentas dolor de glúteo, lo mejor es que acudas con un traumatólogo y ortopedista calificado para ayudarte a analizarlo. Exista la posibilidad de que el dolor de glúteo se esté derivando de una condición seria.

Dirección

Doctors Hospital, Calle Ecuador 2331, Consultorio 730, Balcones de Galerías, 64620 Monterrey, N.L.
(81) 1542 4225
(81) 2108 7130
(81) 1542 4225

Aviso legal