Lesiones deportivas de rodilla

lesiones deportivas de rodilla

Las rodillas se lesionan con mayor frecuencia durante las actividades deportivas. La rodilla es la articulación más grande en su cuerpo y es susceptible a las lesiones. Debido a que la rodilla es una articulación compleja, compuesta de muchas partes, hay muchas cosas que pueden salir mal. El daño en la rodilla es comúnmente causado por lesiones en la articulación.

Tipos comunes de lesiones deportivas de rodilla

  • Desgarro de ligamento cruzado anterior (LCA)
  • Desgarro de ligamento cruzado posterior (LCP)
  • Desgarro de ligamento colateral medial (MCL)
  • Desgarro de ligamento colateral lateral (LCL)
  • Desgarro de menisco
  • Daño del cartílago

Acerca de los tipos comunes de lesiones deportivas de rodilla

Desgarro de ligamento cruzado anterior (LCA)

El ligamento cruzado anterior (LCA) es uno de los cuatro ligamentos principales de la rodilla. El ligamento conecta el hueso del muslo con el hueso de la tibia, evita que la rodilla se extienda demasiado, evita la dislocación anterior en la tibia y se estabiliza para ayudar a prevenir el movimiento antinatural en la articulación. Si la rodilla está torcida, doblada de lado a lado o hiperactivada durante la actividad física, el LCA puede lesionarse. Los deportes de contacto que involucran movimientos rápidos de torsión pueden ejercer una fuerza dura sobre la rodilla, lo que puede ocasionar lesiones.

Hay varios tipos diferentes de desgarros del LCA como:

  • Ruptura parcial del ligamento
  • Rotura completa del ligamento
  • En raras ocasiones el extremo del ligamento permanece unido a una pequeña porción de hueso que se rompe o se separa de el hueso de la parte inferior de la pierna que se conoce como avulsión.

Muchos pacientes que sufren una rotura del LCA pueden optar por la reconstrucción quirúrgica del ligamento, que se realiza con artroscopia con mayor frecuencia.

Los síntomas de un LCA rasgado generalmente comienzan con hinchazón de la rodilla inmediatamente después de una lesión o dentro de las 24 horas. Una ruptura de LCA puede causar un fuerte estallido o un chasquido en el momento de la lesión. Puede haber algo de dolor en el momento del impacto, que con el tiempo puede sentirse en la región de la pantorrilla. El paciente puede sentir cierta inestabilidad de la articulación.

Desgarro del ligamento cruzado posterior (LCP)

Una lesión de LCP es una lesión no tan común. Esto se debe al grosor y la fuerza de la ligamento cruzado posterior. Sin embargo, la forma más común en que se daña la LCP es por fuerza directa hacia la parte delantera de la rodilla, cuando está doblada. El LCP también puede lesionarse con un golpe directo en el exterior de la articulación de la rodilla, como los que ocurren durante el fútbol o el fútbol.

Los síntomas de una rotura PCL pueden variar según la inestabilidad de la rodilla. Los pacientes generalmente ven hinchazón en la parte posterior de la rodilla y hematomas de 24 a 36 horas después de que ocurrió la lesión. Los otros síntomas principales de una rotura de LCP incluyen dolor, hinchazón excesiva e inestabilidad crónica.

Desgarro de ligamento colateral medial (LCM) y ligamento colateral lateral (LCL)

El LCM conecta el fémur y la tibia en el lado interno de la pierna y resiste las fuerzas que actúan en el lado externo de la rodilla. El LCL conecta el fémur y la tibia en la parte exterior de la pierna y resiste las fuerzas que actúan en el lado interno de la rodilla. Estos dos ligamentos se encargan de crear soporte y estabilidad para la rodilla. El LCM se lesiona con más frecuencia que el LCL, ya que las lesiones a menudo son causadas por un golpe en el lado externo de la rodilla, generalmente visto en los deportes de contacto, que pueden estirar o desgarra los ligamentos en el lado interno de la rodilla. Los síntomas de desgarro del LCM y LCL a menudo incluyen dolor de rodilla, rigidez, hinchazón y sensibilidad a lo largo del lado interno o externo de la rodilla.

Desgarro de menisco

Un desgarro de menisco generalmente ocurre cuando la rodilla está girando mientras soporta el peso. Este tipo de lesión a menudo ocurre en deportes de campo como fútbol y futbol americano.

Un menisco lesionado o rasgado causa dolor leve a severo dependiendo de la posición de la pierna y la extensión de la rasgadura. La hinchazón es común en el momento de la lesión, pero puede desarrollarse mucho más tarde. Muchas veces, una lesión en el menisco provoca un sonido pop, o la rodilla se puede bloquear o sentirse débil.

Daño del cartílago

El cartílago actúa como un amortiguador natural, evitando el contacto entre el hueso y el hueso y proporcionando una superficie suave y sin dolor para que los huesos se deslicen. Debido a que el cartílago no tiene un suministro de sangre para ayudar a reparar el daño, es posible que no se cure rápidamente o en absoluto. Uno de los tipos de daños más comunes y graves es el cartílago articular que se encuentra entre las articulaciones.

Los síntomas de este daño del cartílago articular incluyen hinchazón, dolor en las articulaciones, rigidez, disminución del rango de movimiento y articulaciones que se bloquean o atrapan.

Prevención de lesiones deportivas de rodilla

Los siguientes consejos pueden ayudar a prevenir lesiones deportivas de rosilla comunes:

  • Calienta caminando y estirando suavemente antes y después de practicar deportes.
  • Mantenga fuertes los músculos de las piernas utilizando escaleras, andar en bicicleta estacionaria o ejercitarse con pesas.
  • Evite cambios repentinos en la intensidad del ejercicio.
  • Reemplace los zapatos gastados. Elija los que se ajustan correctamente y proporcionan una buena tracción.
  • Mantenga un peso saludable para evitar la presión adicional en las rodillas.
  • Siempre use cinturón de seguridad.
  • Use rodilleras en deportes donde las rodillas podrían lesionarse.

Mantener los músculos de las piernas fuertes y flexibles y buscar atención médica inmediata para todas las lesiones deportivas de rodilla es esencial para asegurar un diagnóstico preciso y un tratamiento adecuado de la lesión. Además, mantener fuertes los músculos de las piernas y practicar la prevención de lesiones ayudará a mantener la rodilla saludable durante toda la vida.

Dirección

Doctors Hospital, Calle Ecuador 2331, Consultorio 723, Balcones de Galerías, 64620 Monterrey, N.L.
(81) 1542 4225
(81) 2718 0223
(81) 1542 4225

Aviso legal

Whatsapp