Hiperextensión de rodilla

hiperextension de rodilla

La hiperextensión de rodilla ocurre cuando la articulación de la rodilla se ve obligada a extenderse más allá de su rango normal de movimiento, poniendo estrés en las estructuras de la rodilla y la parte posterior de la articulación de la rodilla. La hiperextensión de una rodilla puede ocurrir en cualquier persona pero es una lesión común en deportistas.

La hiperextensión de rodillas es a menudo el resultado de un golpe directo a la rodilla o las fuerzas generadas durante una rápida desaceleración o parada. Durante la hiperextensión, la articulación de la rodilla se dobla de manera incorrecta, lo que a menudo produce hinchazón, dolor y daño en los tejidos. En casos severos, los ligamentos como el ligamento cruzado anterior (LCA), el ligamento cruzado posterior (LCP) pueden ser torcidos o ocurrir una ruptura de ligamentos cruzados.

Causas de hiperextensión de rodillas

Cuando un exceso de peso o presión fuerza a la rodilla a extenderse más allá de su rango normal de movimiento, puede causar daño a los tejidos blandos, hinchazón y potencialmente lágrimas en los ligamentos de la rodilla. Las causas comunes de la hiperextensión de rodilla incluyen:

  • Empujar el fémur o la rótula sobre la tibia y colocar el estrés en exceso sobre uno o más de los ligamentos mayores dentro de la articulación. Este tipo de impacto podría ser experimentado por un jugador de baloncesto al detenerse inesperadamente y colocar todo su peso en una pierna al hacerlo.
  • Un impacto inesperado en la parte frontal de la rodilla, que provoca el movimiento hacia atrás de la articulación de la rodilla, puede provocar que el LCA se desgarre. Este tipo de impacto se producen en situaciones físicas traumáticas.

Síntomas de hiperextensión de rodillas

Como la hiperextensión de rodilla puede ocurrir en diferentes niveles de gravedad, los síntomas de la lesión dependerán del cuerpo de cada persona, del método de hiperextensión y de la fuerza total de la articulación de la rodilla. Los síntomas comunes de la hiperextensión de la rodilla incluyen:

  • Inestabilidad de la rodilla. En casos de hiperextensión leve, se puede notar que la rodilla afectada es menos estable o resistente que la sana. La rodilla tendrá una sensación de pandeo.
  • Dolor de rodilla después de la lesión. Tras la hiperextensión de la articulación de rodilla, el dolor localizado en la rodilla es común. Dependiendo de si uno de los cuatro ligamentos primarios en la articulación se dañaron, el dolor puede concentrarse en un área.
  • Disminución de la movilidad. Puede tener dificultad para doblar o enderezar la pierna después de una lesión por hiperextensión. Esto podría ser debido a la hinchazón alrededor de la rodilla, puede limitar hasta dónde se puede mover, así como el daño a las estructuras internas como LCA, LCP, ligamento poplíteo o menisco.
  • Hinchazón y moretones. Después de una lesión puede notar inflamación inmediata o retrasada y moretones en la rodilla y el área circundante. Esto puede ser leve o más grave, y es la forma de su cuerpo de responder a los tejidos lesionados.
  • Líquido en la rodilla. La acumulación de líquido dentro de la articulación de la rodilla es común después de una hiperextensión de rodilla.

Diagnóstico

El diagnóstico para la hiperextensión de rodilla variará, ya que el rango de gravedad de la lesión es amplio. Por ejemplo, un individuo que sufrió una hiperextensión traumática puede tener moretones, los ligamentos rotos, y estar en un gran dolor. Otros que han sufrido una hiperextensión menor pueden tener hinchazón ligera y movilidad ligeramente reducida, pero la mayoría de los procesos diagnósticos involucrarán tres factores principales:

  • Historia médico del paciente. Un médico considerará la historia médica de un atleta antes de aconsejar el tratamiento. Por ejemplo, un atleta con lesiones previas de rodilla puede ser más susceptible a una lesión más grave.
  • Examen físico. El examen físico ayudará al médico a determinar la gravedad de la lesión y si se necesita más imágenes. Durante el examen físico, el médico comprobará el rango de movimiento del atleta moviendo la pierna hacia adelante y hacia atrás. En algunos pacientes la pierna se bloqueará indicando una lesión más severa. A lo largo de este proceso, el médico también verificará si hay moretones o hinchazón visible que puede deberse a un ligamento roto u otro daño interno.
  • Pruebas de imagen. Normalmente, la pruebas de imagen serán requeridas si la lesión es lo suficientemente grave. Se realiza una resonancia magnética y/o radiografías. En algunos casos, las pruebas de imagen no tendrá que ser utilizada por un médico para diagnosticar. Sin embargo, si se espera que la intervención quirúrgica se utilice como tratamiento, será necesaria la obtención de imágenes para elaborar planes para el procedimiento y la recuperación.

Tratamiento de hiperextension de rodilla

El tratamiento para una hiperextensión de rodilla variará según el caso. Algunos métodos comunes para tratar la hiperextensión de la rodilla incluyen:

  • Medicamentos anti-inflamatorios. Este tipo de medicamentos pueden ser utilizados con el fin de reducir la hinchazón de la articulación de la rodilla.
  • Técnica RICE. Al igual que muchas otras lesiones de los tejidos blandos, se aconseja seguir el principio de RICE (por sus siglas en ingles) después de la hiperextensión de la rodilla.
    • Descanso.Tome un descanso de cualquier actividad de alta intensidad o alto impacto y evitar cualquier deporte de contacto. Gentle gama de ejercicios de movimiento son los mejores en este momento.  Detenga la actividad que causó lesiones y busque atención médica.
    • Hielo. Compresas de hielo en la rodilla afectada durante 15 minutos varias veces al día. El hielo puede ayudar a reducir la hinchazón y controlar el dolor.
    • Compresión. La compresión de la rodilla con un vendaje elástico puede ayudar a controlar la hinchazón y reducir el dolor.
    • Elevación. Trate de elevar su pierna por encima de su corazón siempre que sea posible. Acuéstese en la cama con su pierna sobre una almohada.
  • Cirugía. Aunque la cirugía no es un tratamiento común en casos de hiperextensión de rodilla, la hiperextensión de la rodilla también puede resultar en un desgarro o ruptura del tendón. Las rupturas del LCA son la lesión más común del tendón de la rodilla y pueden ocurrir con hiperextensión extrema. LCP y las lesiones del tendón popliteal también pueden ocurrir con hiperextensión y puede requerir reparación quirúrgica también. Otras estructuras de la rodilla, como el menisco, pueden sufrir lesiones durante un golpe grave, y no es infrecuente que varias estructuras se dañen al mismo tiempo. Para los individuos que requieren cirugía, los procedimientos comunes incluyen:
    • Artroscopia de rodilla. La cirugía artroscópica consiste en insertar una cámara endoscópica pequeña y remotamente controlada en una incisión para proporcionar al médico una visión más clara de la zona afectada. Un cierto daño de la rodilla se puede reparar con este proceso también.
    • Reconstrucción. La cirugía reconstructiva puede realizarse sobre el tejido dañado como resultado de la hiperextensión de la rodilla. La reconstrucción del LCA es una forma común de esta cirugía.

Aunque el tratamiento de una hiperextención de la rodilla variará en cada caso, la cirugía normalmente sólo será necesaria para los casos más graves.

Dirección

Dr. Alejandro Pérez Aguilar - Especialista en Rodilla

Doctors Hospital, Calle Ecuador 2331, Consultorio 723, Balcones de Galerías
Monterrey, NL 64620

Tels:
(81) 1542 4225
(81) 2718 0223
(81) 1542 4225

Aviso legal

Whatsapp